top of page
  • Foto del escritorWen Arboleda

DE EMPRENDEDORA A EMPRESARIA


Por lo general, las mujeres desempeñamos múltiples roles en nuestras vidas: somos emprendedoras, madres, cuidadoras, estudiantes y mucho más. Cuando tomamos la decisión de emprender, nos enfrentamos a numerosos desafíos que a menudo pasan desapercibidos en medio de nuestras ocupadas rutinas.


Uno de esos desafíos consiste en dejar atrás la idea de que debemos hacerlo todo. Abandonar el papel de "hacedora de todo", la persona que lleva a cabo cada tarea, desde contabilidad hasta marketing y asistencia. Este desafío se hace evidente cuando una mujer decide expandir su equipo y asumir un papel de liderazgo.


El proceso de contratar personal para brindar apoyo en nuestras actividades diarias puede convertirse en un gran reto. Nos preguntamos acerca de nuestras habilidades de liderazgo y si podremos confiar en que todo saldrá bien. En este sentido, aquí tienes tres consejos para superar estas dudas:


No es necesario que hagas todo siempre:

Tu valía como persona no se basa en cuántas tareas puedes llevar a cabo en un solo día para demostrar tu productividad. Cuando empiezas a contratar nuevos miembros para tu equipo, te darás cuenta de que dispones de más tiempo libre. A veces, el síndrome del impostor puede hacerte creer que "deberías estar haciendo más" o "deberías estar más ocupada". Olvidamos que nuestro papel evoluciona de uno operativo a uno estratégico.


Organiza tu información:

Toda la valiosa información que llevas en tu mente debe organizarse en un sistema de gestión de proyectos. A veces, la dificultad para liderar proviene de tener todo en la mente y esperar que los nuevos miembros del equipo sean capaces de leer tus pensamientos. Por eso, resulta esencial contar con un manual de procesos o utilizar herramientas como Notion para gestionar la información y compartirla con el grupo.


No necesitas ser la "villana" del emprendimiento:

En ocasiones, las mujeres asumen que deben mostrarse duras para ganar el respeto de su equipo. Sin embargo, esto no es necesario. Mostrar tu vulnerabilidad te permitirá construir un equipo auténtico, uno en el que haya confianza para expresar sentimientos y mejorar la comunicación. No hay nada negativo en admitir que también tienes días difíciles o que hoy no estás al 100% para el equipo. Normalizar estas situaciones es crucial.


El viaje del emprendimiento para las mujeres está lleno de desafíos únicos, y uno de los más significativos es el paso de ser "la que hace todo" a ser una líder que confía y delega. Siguiendo estos tres consejos, podrás enfrentar estos retos con mayor confianza y construir un equipo sólido y exitoso que respalde tu visión y te ayude a alcanzar tus metas. Recuerda, el empoderamiento en el emprendimiento proviene de reconocer tus fortalezas, construir sistemas sólidos y fomentar una comunicación abierta y auténtica.


 

Wendy Arboleda Negociadora internacional y líder de proyectos de género.

Soy una negociadora internacional con un enfoque sólido en la equidad de género y un historial como líder de proyectos. Mi pasión radica en la creación de negocios con impacto, y como emprendedora, me he destacado en el ámbito de la moda sostenible.

A través de mis habilidades de comunicación asertiva y creativa, busco marcar la diferencia no solo informando, sino inspirando y generando impacto. Me apasiona disminuir la brecha económica y, a través de estrategias y proyectos, trabajo para fomentar el desarrollo sostenible y la inclusión económica.



Comments


bottom of page